fbpx

Y yo, ¿puedo practicar Ásanas Invertidas?

Y yo, ¿puedo practicar Ásanas Invertidas?
9 julio, 2018 Espacio para el yoga
asistiendo en shirshasana

Una  pregunta recurrente en  las clases…

Nos levantamos por la mañana, abrimos alguna red social, y ahí está, en  su  Postura del Pino o Adho Mukha Vrksasana perfecto, con cuerpos bien musculados, un atrezzo impecable y una foto digna del mejor circo del sol. A veces tengo la sensación que las posturas invertidas se vanalizan muy frecuentemente, llegando incluso a perder la esencia de la Ásana, creando en el ojeador, sentimientos y pensamientos, como “nunca llegaré a hacer un Shirshasana o postura sobre la cabeza”.

POSTURA INVERTIDA = ES LA ÁSANA DONDE LA CABEZA SE ENCUENTRA POR DEBAJO DEL CORAZÓN

Cuando aterrizamos en la tierra, y vamos a clase ahhh eso es otra cosa… ahí nos encontramos con la realidad, con distintos tipos de practicantes, desde los más temerarios, que sin ningún miedo, cuidado ni reparo, se lanzan a la postura, hasta el más miedoso, que automáticamente se va a Viparita Karani o Adho Mukha Virasana (el niño), esgrimiendo un dolor crónico de cuello. Es de justicia no obviar a los alumnos que con cuidado y mimo a su cuerpo, entran con tranquilidad en la postura, cuidando hasta el más mínimo detalle.

La realidad es que son ásanas que requieren de mucha práctica, fuerza y consciencia corporal, y que no nos engañemos , no son fáciles de realizar. Pero sería una pena perderse los innumerables BENEFICIOS  Y EFECTOS, que nos pueden aportar, entre ellos:

  1. El desafio a la gravedad, genera autoconfianza.
  2. Al invertir el cuerpo, se da un descanso profundo a las piernas.
  3. Las glándulas endocrinas, encargadas de mantener el sistema inmunológico a punto,  se recarga.
  4. Generan un gran estímulo para la mente.
  5. Son capaces de crear un incremento de la energía y la vitalidad.

Efectos en los  distintos sistemas del cuerpo:

  1. En el  Sistema Circulatorio, la sangre se limpia y regenera, oxigenando el cuerpo.
  2. En el sistema nervioso, se incrementa y promueve la  secreción de líquidos que fluye desde el cerebro a la espina dorsal.
  3. En el Sistema Linfático, el cuerpo se drena, consiguiendo depuración.
  4. En el Sistema Endocrino, se estimúla y regulan las distintas glándulas.

Pequeños grandes consejos.

No dejes que la postura o lo que pasa a tu alrededor en la sala te afecte, como ver que  otros alumnos están haciendo la ásana, cada persona como siempre digo es un mundo, y si el de al lado hace el pino con las orejas, será por que esta es ese momento, y tú no sabes cuanta veces lo ha intentado, se ha caído o cuantos años lleva de  práctica.  Si eres nuevo o estás  comenzando, pregunta a tu profesor, y el sabrá guiarte hacia alternativas preparatorias, como el perro hacia abajo, Adho Mukha Svanasana ó el defin.

Sin embargo, si no sabes qué hacer en ese momento avisa a tu profesor/a y no malgastes tu energía en pensamientos negativos como NO PUEDO. Otra variante de la postura te servirá por igual y saldrás de tu práctica igual de contento y revitalizado.

Por otro lado, si ya eres practicante de invertidas, aprovecha para refinar y dar elegancia a tu postura, siendo consciente de los beneficios no sólo físicos sino de concentración e incremento de energía que te proporciona. No te dejes llevar sólo por la postura física, hay mucho más, y es en esos momentos cuando se genera ese AQUI Y AHORA, tan de moda, por que si no estás,  la postura se evapora.

Miriam Aguilar.

Directora de la Escuela Profesional de Yoga. EPY

formación yoga sevilla

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*